Poesía y patadas.pdf

Poesía y patadas

Miguel ÁNgel Ortíz

Un extraordinario relato para conmemorar los cien años de relación entre dos pasiones muy distintas pero cada día más inseparables

Poesía y erotismo son dos expresiones de la sexualidad y la literatura que reivindica el cuerpo y la palabra. En una sociedad reprimida y de doble moral como la nuestra, ...

1.75 MB Tamaño del archivo
9788494785177 ISBN
Poesía y patadas.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.sustainaville.org o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

Ahora vamos con Poesía y patadas (Roca Editorial, 2019), que puede leerse como una colección de artículos sobre más de un centenar de libros —la mayoría literarios— que hablan del fútbol. De paso, aprovecharemos para brindar en público por su Premio Mandarache 2017 .

avatar
Mattio Mazios

Y desde entonces hasta nuestros días, a lo largo de un siglo, cientos de escritores han demostrado que, en el fútbol, hay poesía y patadas.Precisamente Poesía y patadas se titula el libro de Miguel Ángel Ortiz.

avatar
Noe Schulzzo

POESÍA Y PATADAS, ORTIZ, MIGUEL ÁNGEL, 16,90€. Un extraordinario relato para conmemorar los cien años de relación entre dos pasiones muy distintas pero cada...

avatar
Jason Statham

Como respuesta, recibió una contundente negativa de sus editores: «La poesía y las patadas son incompatibles». Ocho años después, Horacio Quiroga ...

avatar
Jessica Kolhmann

Cuando comienzo a dar patadas, es inútil que quiera contenerme. Necesito derrumbar las cornisas, los mingitorios, los tranvías. Necesito entrar —¡a patadas !— ...