La maldición del castillo desencantado.pdf

La maldición del castillo desencantado

Miguel ÁNgel Villar Pinto

El castillo de Trebont no era un castillo normal, y quienes lo habitaban, tampoco: eran fantasmas, pero fantasmas muy raros. Jamás nadie había oído hablar de la maldición de la camiseta apretada, ni del embrujo de los zapatos de las malas pulgas o del encantamiento del lloriqueo constante, nadie excepto Mora, Broncas y Sensible, que eran los que los sufrían. Pero un día las cosas se complicaron todavía más. Cataclás, un mago deseoso de ganar fama, desencantó el castillo y, de repente, se quedaron sin casa donde vivir. ¡Vaya lío que se armó! ¡Un caos, un auténtico caos! Así comienza la aventura de Mora, Broncas y Sensible, junto a los que viviremos todo tipo de situaciones graciosas y disparatadas….

LA MALDICIÓN DEL CASTILLO DESENCANTADO, VILLAR PINTO, MIGUEL ÁNGEL, 13,00€. El castillo de Trebont no era un castillo normal, y quienes lo habitaban, tampoco: e...

2.55 MB Tamaño del archivo
9788496870741 ISBN
Gratis PRECIO
La maldición del castillo desencantado.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.sustainaville.org o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

20 Mar 2011 ... DESENCANTADO. LA MALDICIÓN DEL CASTILLO. DESENCANTADO. Texto: Miguel Ángel Villar Pinto. Ilustraciones: Rafael Jiménez Chacón. 30 Sep 2011 ... LA MALDICIÓN DEL CASTILLO DESENCANTADO es el nuevo libro de Miguel Ángel Villar Pinto, editado por Edimáter, con preciosos dibujos ...

avatar
Mattio Mazios

El castillo de Trebont no era un castillo «normal», y quienes lo habitaban, tampoco; eran fantasmas, pero fantasmas raros, raros, donde los haya. Jamás nadie había oído hablar de la maldición de la camiseta apretada, ni del embrujo de los zapatos de las malas pulgas o del encantamiento del lloriqueo constante, nadie excepto Mora, Broncas y Sensible, que eran los que los sufrían. El castillo de Trebont no era un castillo normal, y quienes lo habitaban, tampoco: eran fantasmas, pero fantasmas muy raros. Jamás nadie había oído hablar de la maldición de la camiseta apretada, ni del embrujo de los zapatos de las malas pulgas o del encantamiento del lloriqueo constante, nadie excepto Mora, Broncas y Sensible, que eran los que los sufrían.

avatar
Noe Schulzzo

La maldición del castillo desencantado El castillo de Trebont no era un castillo normal, y quienes lo habitaban, tampoco: eran fantasmas, pero fantasmas muy raros. Jamás nadie había oído hablar de "la maldición de la camiseta apretada", ni del "embrujo de los zapatos de las malas pulgas" o del "encantamiento del lloriqueo constante". La maldición del castillo desencantado es un gran libro escrito por el autor Miguel ÁNgel Villar Pinto. En nuestro sitio web de WWW.CONVITEGOURMET.MX puede encontrar el libro de La maldición del castillo desencantado en formato PDF. Más de 10,000 libros, únete a nosotros !!!

avatar
Jason Statham

La maldición del castillo desencantado (4ª edición) Etiquetas: La maldicion del castillo desencantado El castillo de Trebont no era un castillo «normal», y quienes lo habitaban, tampoco; eran fantasmas, pero fantasmas raros, raros, donde los haya. LA MALDICIÓN DEL CASTILLO DESENCANTADO. COLECCION EL HADA Y EL DUENDE -A PARTIR DE 7 AÑOS, VILLAR PINTO,MIGUEL ÁNGEL, 13,00€. El castillo de Trebont no era un c

avatar
Jessica Kolhmann

La maldición del castillo desencantado El castillo de Trebont no era un castillo normal, y quienes lo habitaban, tampoco: eran fantasmas, pero fantasmas muy raros. Jamás nadie había oído hablar de "la maldición de la camiseta apretada", ni del "embrujo de los zapatos de las malas pulgas" o del "encantamiento del lloriqueo constante".